lunes, 6 de octubre de 2008

Desde Bogotá (Parte I)




Hoy, después de 4 días de estar en mi adorado país, quiero plasmar en este espacio lo feliz que me siento (creo que la foto transmite dicho sentimiento), de poder compartir alegres y sencillos momentos con la familia a la que no veíamos desde hace ya tres años...


Fue muy curiosa la llegada al aeropuerto pues después de 10 horas de vuelo, el paso por el control de pasaportes y esperar a que salieran nuestras dos maletas (una de ellas nos la habían roto), resulto que al salir no había nadie esperandonos... que sensación más desconsertante..., pues resulto que mi hermano estaba buscándonos en otro vuelo que no sabíasmos que había, pero después de esperar más o menos 10 minutos por fin nos encontró y nos dimos un gran abrazo que era mucho más que merecido.


Buscamos el coche y nos fuimos al piso de mi adorada madre que tan buena es y allí nos esperaban ésta y mis dos preciosas sobrinas a las que encontré muchísimo más cambiadas...


En estos cuatro días hemos tratado de adaptarnos al cambio horario, lo cual creo que ya estamos consiguiendo.


No es por alardear de mi tierra pero lo primero que tomamos nada más llegar a casa fue un delicioso jugo de lulo (que ya es coincidencia que fuera precisamente ese y no de otra cualquier fruta, ¿no mecacholo?), además hemos comido manjares de la tierra como ajiaco santafereño, torta de pan, arepa de huevo, chocolate colombiano, buñuelos, café (tinto)... y lo que nos queda...


Además hemos compartido muchas risas por nuestro humor familiar, que tal vez algunos de los que me conocen personalmete saben de que hablo, hemos jugado varias partidas del famoso juego de cartas llamado UNO, no sabes lo que te pierdes al no haberlo estrenado querido mecacholo.


Y algo muy importante, mi cuñada me dejo conducir su coche lo cual en Bogotá es casi una locura, pero pase tan dura prueba...


Bueno ahora mismo es domingo y son las 20:34, nos espera una nueva semana que estoy segura estará llena de muchas emociones y buenos momentos lo cual contaré en la seguda parte de esta entrada.


Besos para todos los que lean esta entrada.




4 comentarios:

mecacholo dijo...

Se os ve felices. Qué gusto. Aprovechad mientras dure.

A la vuelta no quiero depresiones ni morriñas, ¿eh? ;)

mecacholo dijo...

Por cierto: ¿quién ha recortado tus piernas? No estoy seguro, pero... creo que estás mejor así.

:D

macorisa dijo...

No estoy segura de poder evitar la morriña, pero por ahora voy a disfrutar al máximo.

Pero eso se podría solucionar con algún jugo natural y/o un escalope

:)

mecacholo dijo...

¡Lulo, lulo!